Oración a San Alejo para alejar enemigos

¿Cómo rezar esta oración?
Es aconsejable rezar esta oración cristiana durante al menos nueve días. Además, una vez que la hayas terminado tendrás que acompañarla de tres Padre Nuestro, tres Ave María y otras tres veces El Gloria.    

Gracias a las oraciones cristianas tienes la oportunidad de asegurar tu protección.No importa qué momento sea porque siempre contaremos con el apoyo de Nuestro Señor para que nuestros enemigos no puedan causar perdición alguna en nuestra vida.

En caso de que te encuentres acechado por personas de mala Fe y que se rigen por el maligno con esta oración a San Alejo para alejar enemigos podrás protegerte para que no te puedan encontrar y que siempre brille la luz en tu vida. Por eso, debemos incluir a San Alejo en nuestros momentos de reflexión cristiana ya que gracias a su Buenaventura la esperanza siempre permanecerá en nuestra vida.
Oración cristiana a San Alejo para alejar enemigos

Letra de la oración a San Alejo para separar enemigos

A continuación tienes disponible la letra de la oración a San Alejo para alejar enemigos de tu vida. Haz uso de ella cada vez que ores para que pueda protegerte de quienes actúan sin piedad. Además, la fiel labor de quienes predicaron con la palabra de Dios como San Miguel el Arcángel y pídele para que te haga llegar su protección contra los enemigos y aquellos quienes te desean el mal.

Oh, glorioso San Alejo Santo bienaventurado!
siervo fiel, piadoso y bueno
que estas en la gloria gozando de Dios,
alcánzame el favor de alejarme de todo mal.

San Alejo Bendito
tú que tienes el poder de alejar
todo lo malo que rodea a los siervos del Señor,
haz que sea invisible para mis enemigos;
tú que encontraste favor ante María,
aléjame de Satanás, aléjame del enemigo,
del mentiroso, del traidor y del dañino,
del que siembra cizaña a mi alrededor,
del que con maldades, magias, conjuros o hechicerías
me quiere atar, embrujar y mi vida perjudicar;
líbrame de las malas lenguas,



de los chismes, difamaciones e intrigas,
de todo aquel que quiere verme rendido y hundido.

Aléjame de la envidia, del mal de ojo y la injusticia,
aléjame de los celos y el rencor,
de la infidelidad, la traición, el rechazo y la soledad,
escóndeme donde no me puedan encontrar
los que quieren causar mi perdición.

¡Oh Glorioso san Alejo!,
llamado “el Hombre de Dios”
acércame a Jesús y a María,
para que con sus Divinas Bondades
me cubran con todos sus bienes,
y me concedan la gracia que con humildad solicito:

San Alejo bendito:
por la Santísima Virgen María,
por su amado Hijo Jesucristo
y por la gracia del Espíritu Santo,
ten piedad de mí y no desoigas mi pedido.
Amén.